Consultoría Planeación Estratégica  

En el 2020 seguimos en un mercado ofertado, o sea, la mayoría de los productos son genéricos y el cliente, al tener amplia información, tiene el "sartén por el mango", las marcas y deben innovar para diferenciarse creando VALOR para intercambiarlo con los clientes. Además, nuevos factores como la Cuarta Revolución Industrial nos afecta a todos, pero mas que nada, fortalece la posición del cliente quien busca la mejor experiencia.

Entonces, las empresas deben definir dónde están ahora, dónde quieren ir y cómo lo van a lograr.

Hay dos formas de planear. En el 1er caso es un plan donde se hace una implementación orquestada de los recursos para lograr unos objetivos o una participación de mercado, con base en unos escenarios de proyecciones de mercado, esta es la forma básica de planear, pero no con resultados estratégicos que soporten la sobrevivencia y crecimiento. En el 2do caso, es lograr una posición estratégica explotando algún cambio en el entorno, como por ejemplo cambios en la tecnología, comportamiento del consumidor, cambios en las regulaciones, precios o nuevas tendencias. En resumen, el plan estratégico debemos considerarlo desde dos perspectivas, la de los presupuestos con los planes de recursos a mediano plazo, y la revisión continua de la estrategia con base en la identificación de los cambios en el entorno. La pregunta a esta altura es: ¿cuándo quiere subirse al tren?, cuando va arrancando o cuando va a plena velocidad?

Diferenciación es innovación y el comienzo es la Planeación Estratégica.

Hay dos formas de planear. En el 1er caso es un plan donde se hace una implementación orquestada de los recursos para lograr unos objetivos o una participación de mercado, con base en unos escenarios de proyecciones de mercado, esta es la forma básica de planear, pero no con resultados estratégicos que soporten la sobrevivencia y crecimiento. En el 2do caso, es lograr una posición estratégica explotando algún cambio en el entorno, como por ejemplo cambios en la tecnología, comportamiento del consumidor, cambios en las regulaciones, precios o nuevas tendencias. En resumen, el plan estratégico debemos considerarlo desde dos perspectivas, la de los presupuestos con los planes de recursos a mediano plazo, y la revisión continua de la estrategia con base en la identificación de los cambios en el entorno.

Una buena Planeación Estratégica, parte del acompañamiento de un Consultor quien desempeña el papel de “agente de cambio”, quien por ser externo a la organización logra mejores resultados pues no esta inmerso en la situación del cliente. El trabajo del Consultor es asesorar y guiar a la Gerencia en la recopilación y análisis de la información y en la toma de decisiones que ayuden la sobrevivencia y crecimiento empresarial. Esto significa comprender el entorno y las tendencias de su industria, la cultura y estilo de liderazgo y sus fortalezas y parámetros de mejora para aprovechar las tendencias y oportunidades detectadas en el proyecto.

© Copyright m-tech consultores